‘A Quite Place’ es la última película de terror dirigida por John Krasinski, a quien recordamos sobre todo como el adorable Jim Halpert en la aclamada serie ‘The Office’, sólo que aquí nos muestra una faceta mucha más madura, dirigiendo, co-escribiendo, y protagonizando esta película de terror junto con su esposa en la vida real Emily Blunt. Va sobre una familia que se tiene que enfrentar a un escenario postapocalíptico donde criaturas ciegas, pero con un gran oído se alimentan —¿o sólo los exterminan?— de los humanos, pero que definitivamente son la presa fácil de cazar. No quiero ser el tío incómodo que spoilea una gran cinta —porque lo es—, pero desde el comienzo de la película podemos ver de lleno cómo será la ambientación y la forma de vida forzosa que lleva la familia, así como la gran pérdida a la que tendrán que afrontarse y con la que tendrán que aprender a vivir.

Resultado de imagen para a place quiet

Cuando estaba en la sala viendo esta película me llamó mucho la atención que llevaba frituras y un refresco, como lo haces en cualquier película. Sin embargo, me tuve que detener a disfrutar de mi comida, puesto que la ambientación de la película lo exigía. No te lo advierten, pero deberías dejar todas tus chucherías de lado para disfrutar y dejar disfrutar a los demás de esta película, ya que el mínimo ruido en ciertas escenas en este film hacen que pierdas de cierta forma de lo que te van a ofrecer.

El personaje de Krasinski hace lo que cualquier padre o madre de familia debe hacer por su familia: se sacrifica en más de una ocasión por intentar que éstos puedan sobrevivir. Aprehenden de su mundo y entorno oscuro y son lo suficientemente inteligentes para poner trabas a las criaturas que los amenazan. Hay un montón de situaciones sobre las que podríamos explayarnos en esta historia, sin embargo, quizá lo más rescatable sea la forma tan original de combatir la amenaza. Obviamente hay un discurso detrás, que es el llevar al límite a lo que podrían hacer una madre y un padre de familia por sus hijos, con el pretexto de situarlos en una situación tan extrema. En este sentido, la familia sirve como recurso para mediar la situación, como los ojos desde donde podemos apreciar la inmundicia de su mundo. Esto es bastante claro para Krasinski como director, al enfocarse en sólo su esposa e hijas dentro del apocalipsis y dejar fuera cualquier tipo de contacto con personajes que pudieran o no ser trascendentes, lo cual es evidente al ver que el reparto es exageradamente reducido —pero bien escogido.

Resultado de imagen para a place quiet

Toda el film está muy buena logrado, excepto los últimos diez minutos, donde parece que tienen prisa por cerrar todo y resolverlo de forma heroica, lo cual no funciona. Y no funciona porque el final sea malo o no tenga sentido, sino porque durante toda la película nos dejan con un gran sabor de boca, para concluir de forma apresurada, como si de repente hubieran encontrado la cura para vencer a esta amenaza. Y supongamos que esto fuera así, de hecho está bien, pero spoilert alert: da bastante pena que habiendo bastantes recursos y tecnología en nuestro tiempo sean incapaces de llevar su sentido común y sobreexponer el oido de las criaturas a sonidos que puedan ser dañinos a sus oídos, aún cuando están conscientes de que el sonido puede ser su mayor dificultad. Esto, subiendo que el contexto en el que viven es el nuestro o un futuro próximo, porque de hecho no dejan indicios de la época en la que viven; de no ser así, toda esta tesis de cae.

Finalmente ¿recomendaría esta película? Claro que sí. Es una apuesta diferente al cine de terror y creo que puede ser un referente de cómo aprovechar los silencios, algo super necesario en los films de terror, que no son pocos. No te vas a decepcionar, incluso si sólo buscas uno que otro espanto, ya que las actuaciones, como los diálogos que no han de exceder las tres cuartillas en un script y, sobre todo, la ambientación, están bien hechos, a tal punto que te orillan a dejar de hacer cualquier tipo de ruido, la veas donde la veas. ¿Lo bueno de la película? La historia, las actuaciones, en específico de Krasinski y de Blunt, y la ambientación. ¿Lo malo? —sólo si lo consideras malo, que a mi parecer no se debe juzgar así por la premisa de la película— la falta de diálogo entre todos los personajes y el final, el cual arruina —hasta cierto punto— todo el trabajo que hicieron durante una gran película que fácilmente puede convertirse en un canon.

Comments

0 comments