Horas después que los Patriotas de Nueva Inglaterra aplastaran a los Raiders de Oakland en la cancha del Estadio Azteca, su entrenador, Bill Belichick, levantó polémica por declarar que se sentía afortunado de que no se hubiera presentado un terremoto ni la erupción de algún volcán durante su estancia.

Incluso, señaló que no tendría prisa en que su equipo volviera a disputar un partido oficial de la NFL en suelo mexicano.

Según refiere el portal Univisión, el entrenador en jefe de los Pats declaró lo anterior a su regreso a Foxborough, Massachussetts, este lunes 20 de noviembre por la mañana, cuando dejó claro que el viaje a la Ciudad de México representó demasiado esfuerzo en varios aspectos.

 

Comments

0 comments