¡Viva la diversidad!

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) instó a la población adaptarse a los cambios demográficos, sociales y económicos para aceptar los nuevos modelos de familia y asumir que el respeto y protección a esas diferencias conllevan a una convivencia pacífica.

Lo anterior, ante la persistente discriminación y violencia en México hacia personas unidas por vínculos y afectos diferentes al matrimonio entre mujer y hombre, informó el organismo en un comunicado.

El primer visitador general de la CNDH, Ismael Eslava, consideró innegable la responsabilidad del Estado para fomentar el respeto a los derechos de las mujeres, personas mayores, niñas, niños, adolescentes y jóvenes, así como el tratamiento diferenciado que se debe dar a los integrantes de las familias, a partir de las necesidades y atención que requieran.

Asimismo, convocó a las instituciones de gobierno, sector privado, academias y familias a generar la promoción de la participación política y liderazgo de las mujeres, y la erradicación de la violencia basada en el género.

La protección jurídica de las familias en México, afirmó, cruza los marcos constitucional, convencional y legal que requiere de actividades muy concretas para garantizar el derecho a tener las convicciones éticas, de conciencia y de religión que libremente decidan.

Comments

0 comments