De acuerdo al Conversatorio Nacional de Defensoras de 2013 a 2016 ocurrieron un mil 360 agresiones contra defensoras, siendo en promedio, una cada día durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto. Cifra que es mayor a las documentadas en los países de Honduras, Guatemala y El Salvador, con un mil nueve, 738 y 173 respectivamente.

Con la participación de defensoras de 12 estados de la República, tales como: Morelos, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, San Luis Potosí, Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Sonora, Colima y Puebla constataron que los principales agresores son servidores públicos, en especial por policías. Asimismo, el Registro Mesoamericano de Agresiones a Mujeres Defensoras de Derechos Humanos asentó 631 agresiones por parte de agentes del estado en el sexenio actual. Violencia que en el 35 por ciento de los casos registrados entre 2013 y 2016 muestran claros elementos de discriminación por motivos de género.

Expusieron que durante el primer año de mandato de Peña Nieto se cometieron 189 agresiones contra defensoras, las cuales se triplicaron en 2016 al alcanzar los 550 casos. Situación terriblemente grave ya que 22 mujeres defensoras han sido asesinadas en lo que va del sexenio, entre ellas cuatro periodistas y cuatro mujeres trans y otras 22 han padecido intentos de asesinato.

Por lo que han elaborado y propuesto un Protocolo de Protección a Defensoras que sea integral y con perspectiva de género, así como impulsaron la campaña “Defensoras Somos Todas” para visibilizar, promover y difundir la labor de las defensoras de derechos humanos en México, al mismo tiempo que se dan a conocer los riesgos, amenazas y violencias que enfrentan día con día al desarrollar sus actividades en un país que carece de derechos humanos. Al ser ellas las encargadas de crear sus propias estrategias y mecanismos de protección haciendo un llamado a la población para apoyar su labor y promover la solidaridad.

Comments

0 comments