El negro literario o escritor fantasma

Actualmente, es difícil no notar la cantidad de eventos a las que asiste un escritor. Ya sea en la presentación del nuevo libro o en una conferencia en alguna escuela, éstos quitan uno de los recursos más importantes para el artista: el tiempo. Por lo cual llega la pregunta, ¿en qué momento se ponen a escribir?

La respuesta a esta interrogante llega con los “negros literarios”.

Un negro literario, se define como aquel escritor que pone en venta su creatividad literaria para realizar cualquier tipo de obra, ya sea novelas, biografías, artículos, etc. Es decir, escribe para alguien más y se mantiene en el anonimato, dejando que su empleador tome todo el crédito por el trabajo.

También llamado, “escritor fantasma”, la práctica de la venta de palabras es más común de lo que creemos. Una parte importante para la existencia de este fenómeno, es la demanda excesiva. En un mundo donde el consumo se vuelve inmediato, es menester para las editoriales tener listas, lo más pronto posible, nuevas obras que satisfagan a sus hambrientos lectores.

Foto: Freepik

Foto: Freepik

¿Es ética la existencia del escritor fantasma? Si bien es cierto que no es ilegal, podríamos hablar de una falta de ética en esta práctica. Publicitar y vender una obra bajo la autoría de alguien más resulta ser un engaño hiriente al consumidor. Siempre existirán personas que con base en lo que  consumen, crean una base de valores con lo cual dirigirán su vida.

Un punto importante a reflexionar es sobre la separación del autor y la obra. La grandeza de una novela debe radicar en sus elementos que contiene y no quién la escribió. Sin embargo, la tendencia de idolatrar al creador y reflejar aspiraciones o miedos en él, reafirma la necesidad de publicar un libro y ser reconocido.

Tal vez la pregunta que debemos hacernos sería: ¿Quiero escribir o quiero ser escritor?

Comments

0 comments

Sociólogo. "La literatura nos acerca un poco más a la muerte".