Conectate con nosotros

Opinología

El Pobre del Siglo XXI

Publicado

en

Por Nidia Angélica Curiel y Juan José Villela

En el siglo XXI, un siglo de avances tecnológicos, de una sociedad del Conocimiento, una era de tantas emociones internautas, la globalidad a punto de un whats app o video llamada instantánea, el asunto de la pobreza sigue siendo el martirio de casi toda la población mundial.

¿Qué es ser pobre en la actualidad?

Con el acceso a la gama de posibilidades de dispositivos móviles, el crédito que brota a mares de ciertas compañías para acariciar y tener al alcance: vestido a la moda, calzado cómodo y actual, comida china y una que otra atractiva de países desconocidos, autos semi nuevos o nuevos, pero que dejan los alientos en cada arrancón, y un etcétera infinito., habrá que pensar en qué es ser pobre.

Es pobre quien no trabaja, pero igual el que trabaja es tan pobre como el flojo, desempleado o descarriado de la sociedad que no se anima a emplearse en nada. Es pobre quien tiene una familia extensa, porque no hizo la planeación familiar a tiempo; es pobre el que no terminó ni la primaria, secundaria y que, en los descalabros de la preparatoria, la dejó por miles de motivos inauditos. Pero es pobre también quien decidió estudiar una licenciatura de letras, sociología, matemáticas, etc., el que se fue con el derecho medio chueco pues no consiguió la cédula jamás. Es pobre la mujer abandonada con uno, dos o toda la prole a cuestas.

Ser pobre entonces es un maremoto de personas sin silueta en la ciudad. Es pobre el desempleado porque quedó lisiado, el que fue desplazado por el divino tesoro de la juventud o por la fría instalación de una máquina sabelotodo.

Ser pobre es tronarse los dedos al fallecer la quincena, pagar el alquiler, las prendas en las tiendas de crédito, los chicles y quesillos de la tiendita que aún vive con todo el temor de encontrarse con un 7 o un Oxxo furibundos por la existencia de las tienditas de la esquina.

Ser pobre en la actualidad es vivir, sobre vivir en la raya del no me alcanza, buscarle por otros lados para completar los gastos diarios, sobresaltados por el robo en la calle, el autobús, la puerta de la casa o hasta cuidarse de los otros inquilinos o los familiares que se arriman para ver qué se llevan de los parientes.

Es pobre el actor que se alquila de a ratos, vive sus cinco minutos de fama, y si no sabe alzar la algarabía de la gente, se marcha y se esconde entre los sin cara para que nadie recuerde su fracaso. Es pobre el vendedor de periódicos quien todos los días expone su pellejo, junto con los otros vendedores ambulantes, mientras su voz y la imagen del diario venden el morbo construido por los pocos ricos ajenos al paisaje de la ciudad o los espacios dormitorios circunvecinos.

La definición de pobre puede llevarse una biblia, y de ella misma extraer la importancia de ser pobre. ¡Bienaventurados los pobres! Se pasa pobre en la Tierra, pero el paraíso es igualitario, democrático y totalmente Palacio, es decir: felicidad eterna.

¿Quiénes son los pobres? Difícil situación si se empieza a medir el codo a codo con los demás. Muchos tienen para vivir en casa de tres pisos, automóvil del año, comodidades en la casa, hijos en colegios, etc. Pero andan hasta la corona de trabajar como mulas, de no ver a la familia, de pasar noches en desvelo, aunque eso sí, se miran apacibles en las playas mexicanas, volando en los avioncitos medio traqueteados…

Los pobres en la actualidad, son la mayoría, pero cuando se mide por lo que se tiene, las cosas se van transformando. De tal manera que se llega al: yo vivo bien, si vieras cómo andan los pobres del campo, la gente que está desempleada, tanto joven milenio que ni sabe el rumbo de su vida, los viejitos, esos no planearon su vida, etc. Y se llega a la imagen del miserable, el pordiosero, los que viven literal en el hoyo de Iztapalapa, en las lomas del Cerro de la Estrella, etc.

Y ¿Por qué ser pobres en una sociedad tan avanzada, tan llena de propuestas, de avances médicos, astronómicos, físicos y de las Tics? Pareciera que la pobreza es una decisión individual, se es pobre porque se quiere, porque no hay aplicación al estudio, a la chamba ruda, al trabajo a destajos, doblar turnos, echar cascarita en otro trabajito de fin de semana o de horario distinto. Se es pobre porque no hay contactos para escalar sin tanto trote de rodillas; la gente sin ideales es pobre, el pobre no quiere joderse y eso le impide alcanzar sus metas…

Las metas están creadas para sujetar a las grandes firmas, las propias y extranjeras. Sus metas son vender a precios asequibles para los pobres, no importa que el anuncio del producto parezca barato, las toneladas del mismo engrosarán los bolsillos de esos cuantos.

Medir la pobreza en la actualidad significa ver los detalles por cada rubro de la sociedad, por cada una de las necesidades. Dónde y cómo se vive, el traslado al trabajo, las horas de distancia estacionados en la mala calidad de vida, la incomodidad del transporte, las horas perdidas con la familia por aumentar el ingreso cotidiano.

La inestabilidad laborar irrita a los más sanos: pérdida de ánimo, sentimiento de fracaso, miedo a la soledad, la vejez y la muerte. Desconsuelo de no saber lo que vendrá mañana, cuando se madrugue para ir a la chamba, se reciba el sueldo quincenal y los bolsillos queden igual de flacos, como todas las quincenas.

¿Es una decisión ser pobre o una condición o una desgracia?

Las personas nacen con dignidad, igualdad de oportunidades. Por lo menos eso dice el papel, pero a veces se nace en familia pobre, y no de una generación, de toda la vida. Pocos integrantes salen de la pobreza familiar, y se unen a otra fila de no tan pobres. No es una condición, se puede salir con esfuerzo, toma de decisiones, postura ante la vida, etc. Es desgracia si se piensa que así pobre nació, así pobre morirá. Y es que se ha vendido la idea de que la pobreza es un estado casi natural del humano. Pero que lo favorece el buen corazón, la afabilidad con los iguales, etc. Se “asume” pobre y así se va por la vida, tanto que se convierte en Hábito, y éste hábito sí hace al monje. De manera que a veces no se “siente” cuando se vive pobre, es tan natural, normal y cotidiano…

La vida es una constante cuesta arriba, la idea de desterrar negaciones ante las circunstancias adversas, la idea de vivir lo mejor que se pueda, desde los hábitos cotidianos en casa, de saber el rumbo que leva la vida propia, de la familia consolidada y de no cargar con asuntos ajenos, con problemas que no son propios.

Salir de la pobreza implica cambiar las mentalidades, las propias y las de la humanidad, o por lo menos las de los paisanos. En este siglo se sigue pensando como en el siglo XVII: Dios dirá, Dios proveerá, Ya mañana será otro día, Que sea lo que Dios quiera, Mientras haya frijoles le echamos agua para que alcance, donde comen dos, comen tres…

Hoy en esta Sociedad del Conocimiento, donde todas las respuestas están en la nube de las computadoras y en un clic a distancia de los dedos, se habla de proyectos, de saber hacer un análisis de quién soy, a dónde quiero llegar y la manera de lograrlo. En el siglo pasado se llamaba proyecto de vida, y en los siglos de la colonia de saber hacer dinero.

Reconocer las debilidades, aclarar los anhelos en la vida, no sólo es asunto de los “optimistas” es la finca donde unos cuantos se hicieron millonarios, trabajaron por sus metas y lograron los objetivos.

Claro, es necesario el liderazgo, y sobre todo un lugar donde las oportunidades para desempeñar, trabajar y vivir sean las óptimas, aún con la corrupción a cuestas de cinco siglos y diez y ocho años, los cambios se pueden lograr si hay conciencia de quién se es y hacia dónde va su destino.

Anuncio

Trending

error: Este material cuenta con derechos de propiedad intelectual. De no existir previa autorización por escrito de ChilangoTimes, Compañía Periodística de la Ciudad de México S. A. de C. V., queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (Incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, audios, videos y logotipos). Si desea hacer uso de este contenido por favor comuníquese a redacción@chilangotimes.com. Muchas gracias.