Conocer la historia de nuestro pueblo para poder evitar los errores en el futuro resulta ser una imposición perenne a la que nadie escapa; y quien, por un momento, osa no prestarle la suficiente atención, es inmediatamente castigado con el escarnio público.

Uno de los sucesos que pueden estar en la cima de los hechos históricos de nuestros país que se tienen que saber es, probablemente, lo sucedido el 2 de octubre de 1968, la llamada Matanza de Tlatelolco.

Cada año se recuerda y refuerza la idea de terror y reprobación de los hechos que sucedieron hace 50 años y que sólo colorearon algo que no podían terminar de otra forma: la fatalidad es.

Y como iniciaba el texto, quien no conoce o se muestra indiferente ante los hechos sacros, resulta ser un traidor; el solipsismo es enterrado e inexistente ante un evento más grande que nosotros y que debemos respetar y hasta participar, no dejando a nadie ser un idiota, refiriendo desde la etimología de esta palabra.

Parte de esta fiesta, desde el sentido de convivencia y acción, es la serie de marchas, documentales y nuevos discursos que dan la vuelta a un hecho que nunca tiene fin: siempre sale nueva información, siempre HAY algo nuevo.

Y desde esa mirada, Amazon Prime, sacó esta semana a la luz su nueva serie “Un extraño enemigo” la cual narra con el tratamiento de una serie, lo ocurrido en esa época. En estos momentos, en la plataforma, se encuentran los primeros cuatro capítulos.

Con una estética gris en todo momento, seguimos los pasos que sólo resuenan hacia la meta del poder. Muchas muertes y muchas mentiras es lo que se ve en la serie  y que, por raro que parezca, me sigue sorprendiendo. La política es seducción y en el guión se deja ver esto mientras se afila el cuchillo que se clavará en el compañero de cena.

Con el tratamiento, ya dicho, de una serie actual de televisión, los episodios de casi una hora, enganchan más que por su excelente recreación, por empatía. Mirar el zócalo o escuchar los nombres que en la secundaria nos enseñaron, irremediablemente te hace poner atención y querer saber un poco más de la versión que nos quieren contar.

Un punto importante a comentar es que desde el comienzo de cada capítulo se nos deja claro que lo que vemos es una obra de ficción y que cualquier parecido se lo atribuyen a la casualidad y, ciertamente, esto se agradece, ya al ser un juego de ficción, se disfruta y se concientiza como cada quien  pueda y quiera. Nada de imposición, soy un idiota si quiero.

En términos generales, Amazon Prime entrega un producto de entretenimiento de calidad que abona al ya extenso acervo sobre los acontecimientos del 68, y lo hace con herramientas audiovisuales actuales  que pueden iniciar la curiosidad de algunos jóvenes o viejos, porque reitero: nadie está obligado  nada.

Recomendable.

Comments

0 comments