La plataforma de streaming Netflix llegó a un acuerdo amistoso con el grupo El Templo Satánico después de que estos denunciaran al gigante audiovisual por plagiarles una estatua en su serie “Las escalofriantes Aventuras de Sabrina”.

Según informaron hoy medios locales, Netflix y Warner Bros, los productores de la serie, habrían llegado a un acuerdo con los satánicos para evitar ir a juicio por tres delitos: infracción del copyright, violación de marca registrada y daños al negocio.

Por cada uno de estos delitos, El Templo Satánico pedía en su demanda 50 millones de dólares, sumando un montante de 150 millones, aunque se desconocen las cláusulas finales que han firmado ambas partes en el arreglo amistoso.

De acuerdo con “Business Insider”, el Templo habría conseguido que “los elementos identificativos de la estatua de Baphomet” hayan sido reconocido en los créditos de los episodios que ya han sido filmados, aunque han rehusado dar más explicaciones del acuerdo ya que están sujetos a un pacto de confidencialidad.

El Templo Satánico denunció al gigante audiovisual a principios del mes de noviembre en un juzgado de Nueva York, asegurando que en “Sabrina” habían copiado la estatua de Baphomet -un demonio representado como un macho cabrío con forma antropomórfica- que el grupo tenía registrada.

Además, los satanistas argumentaban que su estatua de “Baphomet con niños” representa los ideales de “la compasión y la empatía”, la “lucha por la justicia” y “un mejor conocimiento científico del mundo”, en tanto que en la serie de Netflix se presenta a la estatua como “un punto central de una escuela asociada con el mal, el canibalismo y el asesinato”.

Comments

0 comments