Existen muchas personas que gustan de los perritos de cara chata, pugs y bulldogs, principalmente; sin embargo, pocos conocen la historia de estas razas y se sorprenderían al saber que poseen enfermedades y otras dificultades causadas por los mismísimos humanos.

En 2016, los veterinarios británicos lanzaron una campaña para que las personas ya no adquieran perritos pug y bulldog, tanto francés como inglés, debido a que sufren de múltiples problemas de salud (la dificultad para respirar se considera como la más grave). Fue una campaña sin motivo maligno alguno, sino con el objetivo de evitar que estos perros continúen sufriendo.

Esta propuesta tiene su porqué: crece la popularidad de estos perros en Reino Unido y alrededor del mundo, pero también crece el abandono en refugios, ya que los dueños no pueden lidiar con los problemas de salud, innatos, de estos pobres animales.

 

Un poco de historia sobre los perritos de cara chata

La ignorancia humana y la deformación canina

Pugs

Los pequeños pug tienen su origen en la antigua China; en aquellos tiempos eran animales de compañía para la realeza. Se hicieron distintas cruzas de estos perros hasta conseguir su aspecto singular, lo que ocasionó graves malformaciones en ellos: huesos comprimidos, mandíbulas muy pequeñas, cavidades nasales pequeñísimas, patas cortas y sobrepeso. Estas características tan particulares hacen que sufran de problemas respiratorios e infecciones oculares (debido a que sus pequeños párpados son insuficientes para evitar el contacto con agentes externos), así como que tengan otras enfermedades con regularidad.

Por si fuera poco, además de los problemas genéticos que padecen, la mayoría de los pug pueden padecer periodontitis (acumulación de sarro e infección de las encías).

 

 

Bulldog

Estos perritos también tuvieron distintas cruzas hasta llegar a su aspecto actual. El objetivo fue lograr la mayor cantidad de arrugas en su rostro y un cuerpecito más robusto. Por su peculiar morfología, esta raza canina también sufre de múltiples problemas.

 

Puede resultar triste saber que estas razas no existirían de no ser por la intervención humana y por ello, antes de adquirir alguno de estos perritos, es importante saber qué problemas tienen. De hecho, hay ocasiones en que la mejor opción para ayudarlos es recurrir a la eutanasia.

¿Ustedes qué harían?

Fuentes: Dra. Karen Backer en Español, Eme de Mujer Venezuela, y Cultura Colectiva (foto),(tecnología).

¿Amante de los guaus? 😉 También puede interesarte Tratar a tu mascota como humano puede causarle ansiedad

Comments

0 comments