Esta tarde Rafael Nadal anunció que no jugará el torneo de Acapulco.

Esta retirada se debe a que en el último momento a jugar en Acapulco sintió un dolor en la misma zona donde hace varias semanas se lastimó e inmediatamente empezó a pensar en el futuro: el número dos del mundo se quedará en la ciudad haciéndose pruebas para conocer el verdadero alcance de la lesión y valorará la próxima semana si puede disputar el Masters 1000 de Indian Wells.

Nadal aterrizó el 19 de febrero en la isla de Cozumel, donde es copropietario de dos hoteles, y empezó a preparar su vuelta a la competición. El pasado viernes, el mallorquín llegó a Acapulco y desde entonces se entrenó en doble sesión, consumiendo cada día tres horas en la pista a una intensidad frenética. Hasta el lunes, la preparación del campeón de 16 grandes para el torneo había sido óptima, cumpliendo con el plan marcado por su equipo técnico. Hasta que el lunes sintió un pinchazo en su pierna derecha y de golpe reaparecieron los problemas de Melbourne.

Este anuncio significa que Nadal no defenderá 300 los puntos de la final de 2017 (perdió con Sam Querrey) y viajará a California para preparar el Masters 1000 de Indian Wells, que comienza el próximo 8 de marzo.

Comments

0 comments