Diablo Guardián es la nueva serie original de Amazon y que está basada en la novela homónima del escritor mexicano, Xavier Velasco.

Trama

La serie inicia con un hombre en un cementerio, éste se coloca unos walkman y empieza a escuchar una historia, la historia de Violetta, una de las protagonistas.

El primer contacto que tenemos con  Violetta es en la Ciudad de México. Mujer perteneciente a una familia que ama el engaño, Violetta es una niña impulsiva y caprichosa que siempre ha estado atada a las reglas absurdas de sus padres. Esta situación, ha exacerbado en ella una sensación de libertad, que durante la serie se convierte en libertinaje.

Poco después, la protagonista se encuentra en el lugar y momento correcto y descubre el fraude hecho por sus padres, quienes han estado robando parte de las colectas a la Cruz Roja. Con esta situación, Violetta decide urdir un plan para robar el dinero y viajar a Nueva York. Lo logra.

Ya en la Gran Manzana, Violetta caerá en un vaivén de situaciones que la harán iniciar con el engaño. Infancia es destino, dice Freud, y la protagonista sentirá esas palabras hasta el fondo, ya que hará todo lo posible por seguir manteniendo un flujo de dinero que proporcione los efímeros lujos que su alma exige.

Las formas de conseguir ese dinero iniciarán con engaños a clientes en hoteles, hasta la prostitución y la venta de drogas. Violetta se hará consciente paulatinamente del poder que tiene el cuerpo en el mundo y hará uso de él sin escrúpulo alguno.

Paralela a la historia de Violetta, también veremos a Pig (el hombre que vemos al inicio en el cementerio). Este personaje se introduce en la trama desde que está en la escuela. Pig cuenta con una personalidad tímida y egoísta, asimismo, disfruta de leer y escribir, lo cual lo llevará a buscar historias, siguiendo la idea de Flaubert, que hace falta vivir mucho para escribir mucho.

Las dos historias se llegan a juntar casi al final de la serie, ya que conocemos los fantasmas que cargan cada uno.

Foto: El Aquelarre
Foto: El Aquelarre

Crítica

La adaptación de un medio a otro siempre es difícil y para Diablo Guardián no es la excepción.

Primero: La serie inicia con un ritmo muy veloz, que si bien otorga dinamismo, deja de lado aspectos importantes del desarrollo del personaje principal, Violetta. En el primer capítulo no existe un desarrollo pleno de las bases de Violetta. Sus padres, fuente importante para la personalidad de la protagonista, carecen de profundidad y  sólo son más un pretexto que una causa real.

Segundo: La serie se encuentra guiada por una voz en off, la cual es la voz de Violetta. Conforme pasan los capítulos, uno se va acostumbrando, sin embargo, a veces se siente forzada, en especial en el primer capítulo, donde se necesita contar todas las reglas que seguirá la trama.

Tercero: Las actuaciones son buenas, aunque por momentos, Violetta (Paulina Gaitán) se siente irreal y poco natural. Por parte de Pig (Adrian Ladron), su actuación es mejor, dando a la vida al escritor dañado con todo y los estereotipos que siempre se disfrutan. Finalmente, el que mejor lo hace es Nefastófeles (Andrés Almeida); el espectro de situaciones en las que se presenta demuestra un gran talento.

Cuarto: La producción es correcta, sólo eso. La creación de escenarios y la fotografía cumple su cometido, sin llegar a ser sobresaliente. Aunque, en el terreno del audio, éste se nota con dificultades algunas veces.

Quinto: La aparición de Xavier Velasco es maravillosa. Durante la serie, veremos la entrada en escena del autor de la novela, Xavier Velasco. Éste interpreta el papel de un editor al cual acude Pig para publicar su novela. En todo momento la presencia del escritor es afable y crea un lazo entre el autor y esta adaptación.

Sexto: El final es ambiguo e invita a una segunda temporada. Durante toda la serie, ésta va distando de la obra original, es natural, sin embargo, en el final, sí se nota un cambio substancial, lo que da opción a seguir con la historia de Violetta, Pig y Nefastófeles.

Foto: Foto: IG Xavier Velasco
Foto: Foto: IG Xavier Velasco

Conclusión

Diablo Guardián es una buena serie que se basa en la excelente novela del escritor mexicano. Sin embargo, por momentos, la forma toma más relevancia que el fondo, dando escenas que sacian a la vista pero no aportan nada. Su ritmo es bueno y los diez episodios se pasan rápido. Las actuaciones, aun con algunos errores, logran crear la ilusión que logra sumergir en esta historia de libertinaje y obsesión.

La serie puede ser un buen complemento a la novela de Xavier Velasco, y si nunca se ha leído, un punto de partida para conocer la obra del autor.

Recomendable.

 

Ars gratia artis

 

Comments

0 comments