Conectate con nosotros

Cine

Reseña: La gran belleza o sobre la creación latente

Publicado

en

Hay quienes dicen que lo difícil no es dar el primer beso, sino el último y un corolario en el terreno de la literatura podría ser que la primera novela puede ser harto difícil, sin embargo, seguir escribiendo puede ser de lo más complicado del mundo.

Existen muchos factores para dejar de escribir y, recientemente, el escritor Antonio Ortuño,nos relata sobre eso en “Salir del baile”. Ortuño nos cuenta que existen dos factores importantes para abandonar las letras: el económico y la falta de oportunidades. Aunado esto y en menor grado, puede existir la pérdida de energía o simplemente el amor a la escritura privada, aquella que no pretende batirse en un campo cultural cada vez más cruel.

Bajo esta línea quiero hablar de la película La gran belleza (2013), la cual aborda, de una manera sublime, una idea más romántica sobre porqué un escritor se aleja de las palabras.

Jep Gambardella es un escritor de 65 años, cuya única novela en su haber la creó en la juventud. Desde ese momento, ha vivido del periodismo y las relaciones públicas. Su vida  es una muestra de desenfreno perfectamente bien llevado; una copa de vino sutilmente degustada con la charla adecuada.

La película abre con un prólogo con una guía de turistas y da paso a una de las mejores escenas de contextualización que he visto: una fiesta llena de eclecticismo musical la cual nos va mostrando a los personajes. Un ejercicio de exposición exquisito donde cada imagen y volumen de sonido está sumamente cuidado para poder expresar una banalidad exacta, aquella que no cae nunca en lo vulgar.

Las dos horas del filme es como ver una pintura. Cada nueva situación que aparece es oportunidad precisa para desbordar coros o colores formidables que dejan anonadado al espectador. Aunado a esto, la idea de la nada aparece como recurrente, ya que Proust sale en las pláticas y acomoda una de las premisas de la película: una obra que trata de nada. Cuando nos damos cuenta, estamos viendo una película que pega diferentes situaciones pero que no nos habla de nada concreto y en eso radica su grandeza, puede provocar orgasmos con un simple susurro que se esfuma para no volver.

Al final, nos enteramos porqué Jep Gambardella no ha vuelto a escribir y se nos refiere a la nostalgia como una de las grandes inspiraciones del humano, ya que como dicen, la felicidad sólo existe en el pasado.

Existen muchos factores para dejar de escribir y, realmente, vale la pena ver esta película para saber la razón de su protagonista para eso.

Recomendable

Ars gratia artis

Comments

0 comments

Anuncio
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending

© Todos los derechos reservados de ChilangoTimes S.A. de C.V. Queda prohibida la reproducción de estos contenidos sin autorización previa.