El año pasado estuvo marcado por grandes tensiones políticas y económicas: el presidente de la Casablanca, Donald Trump, y sus planes de cambio, la separación del Reino Unido de la Unión Europea, o Brexit, entre otras. Este año, a estas tensiones hay que sumar otra que está alterando en gran medida el mercado financiero: las negociaciones del TCLAN.

Con este contexto, los inversores aconsejan estar atentos a la volatilidad del mercado, y más en particular, a las materias primas: puesto que se puede obtener una gran rentabilidad con ellas. Otros productos financieros más tradicionales en el trading, como pueden ser las divisas o el mercado forex, plantean más incertidumbre y eso ha hecho que muchos traders se decanten por las materias primas.

Las materias primas son activos financieros de riesgo con los que se puede operar en trading. Sin embargo, este riesgo que presentan como todos los demás activos financieros no supone un problema puesto que es muy fácil comprender cómo funcionan. Además, las materias primas pueden suavizar la volatilidad total de la cartera y esto hace que muchos inversores se decanten por ellas en momentos de tensiones políticas o económicas como las de ahora. Uno de los atractivos que presentan es la correlación o la ausencia de esta a las clases de activos tradicionales como son, por ejemplo, las acciones o las divisas.

Todos estos motivos hacen que materias primas como el gas natural estén adquiriendo muchos seguidores en el trading. Uno de los motivos que ha hecho que haya más interesados en operar en estas materias primas es su abundancia, pues existen en grandes cantidades en países de todo el mundo. En cambio, materias primas naturales y ligadas al sector alimenticio están bajando su valor, este es el caso del maíz y la soja entre otras.

Si hay dos materias primas por excelencia, y dos materias primas en las que los expertos financieros recomiendan invertir en trading, esas son el oro y el petróleo. Sin duda, son las materias primas que más rentabilidad pueden reportar al inversor debido a su valor y aunque puedan depreciarse en momentos puntuales, siempre vuelven a subir con fuerza.

La estrategia de trading de Fibonacci es una buena metodología para obtener una rentabilidad alta de estas materias primas. La secuencia numérica que caracteriza esta estrategia permite analizar con perspicacia los gráficos financieros, y aprovecharlos a la hora de operar. Los niveles de Fibonacci aportan puntos objetivos respecto a los precios de las materias primas, lo que permite al trader realizar las operaciones más oportunas al estar bien informado de los movimientos del mercado.

Fibonacci permite aprovechar los movimientos de materias primas populares como el oro y el petróleo. El oro es un valor refugio que ofrece mucha rentabilidad, perfecto para aprovechar los desequilibrios del mercado. Mientras que el petróleo resulta cada vez más atractivo al ser posible identificar las tensiones mundiales que pueden afectarle. Esto junto a las facilidades que aporta Fibonacci, hacen que el petróleo pueda dar una gran rentabilidad sin grandes riesgos. Oro o petróleo, no olvides a Fibonacci si quieres sacar rentabilidad en el trading.

Comments

0 comments