Dom. Oct 24th, 2021

El estudiante de medicina Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), quien fue reportado como desaparecido, confesó que él cercenó a la víctima y arrojó los restos en Cieneguilla, pero la cabeza la metió en un balde, le echó cemento y escondió en el patio de su casa, en San Juan de Miraflores. Además que dopó al desafortunado taxista con dos pastillas y le puso una inyección para caballos en su vivienda, en San Juan de Miraflores.

Él fue detenido la madrugada del sábado cuando manejaba la camioneta Toyota RAV 4 de placa AEW-259 en la avenida Pedro Miotta, por los policías de la comisaría de San Juan de Miraflores. Dicho vehículo fue reportado como robado y su dueño figuraba como desaparecido y luego sus restos fueron hallados en Cieneguilla. Tres horas después, el caso pasó a manos de la División de Investigación de Homicidios de Dirincri y ante dichos agentes, Giancarlo Paolo Sánchez, confesó al verse acorralado por las evidencias.

Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), confesó que fue él quien descuartizó al trabajador.

Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), confesó que fue él quien descuartizó al trabajador.

Puede ver: Descuartizan a hombre y arrojan sus restos en tres lugares diferentes

Contó a los detectives que a la víctima (Gerber Coz Vara) le dio de beber dos pastillas (somníferos) y al darse cuenta que demoraba en hacerle efecto, le colocó una inyección para caballos. Con esto lo durmió y enseguida procedió a descuartizarlo en su propia vivienda, en la cuadra 9 de la calle Enrique Oppenheimer, en San Juan de Miraflores.

Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), confesó que fue él quien descuartizó al trabajador. (fotos: Mónica Rochabrum/Trome)

Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), confesó que fue él quien descuartizó al trabajador. (fotos: Mónica Rochabrum/Trome)

Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), confesó que fue él quien descuartizó al trabajador. (fotos: Mónica Rochabrum/Trome)

Giancarlo Paolo Sánchez Suarez (25), detenido cuando manejaba la camioneta robada del taxista Gerber Luis Coz Vara (36), confesó que fue él quien descuartizó al trabajador. (fotos: Mónica Rochabrum/Trome)

“Lo maté. Lo descuarticé y me paseé tres días con los restos en la camioneta hasta que los arrojé en Cieneguilla. La cabeza la metí en una mochila y luego la dejé dentro de un balde. Le eché cemento y la escondí en el patio de mi casa”, habría confesado el joven estudiante, al verse acorralado por las evidencias encontradas por los detectives de la División de Investigación de Homicidios de Dirincri, al mando del coronel PNP Víctor Revoredo.

Puede ver: “Creemos que es él, pero hay que esperar la prueba de ADN”, dijo pariente de taxista desaparecido y encontrado en Cieneguilla

Metió los restos en bolsas de basura, menos la cabeza, y con esto se paseó tres días en la misma camioneta de la víctima. Finalmente fue hasta el sector de Rio Seco, en Cieneguilla, arrojó las partes cercenadas. Luego le prendió fuego.

Ante esta confesión, los detectives de Homicidios de Dirincri, encabezados por el coronel PNP Víctor Revoredo, llegaron al inmueble, reventaron el balde con cemento, y encontraron la cabeza en estado de descomposición. Todo lo habría cometido por celos.

La víctima fue reportado como desaparecido desde la tarde del 14 de setiembre. Cuatro días después, el sábado 18 de setiembre, los restos descuartizados y carbonizados de un hombre fueron hallados en el sector de Río Seco, en Cieneguilla. Un día después, sus familiares llegaron hasta el mismo lugar y buscaron entre las cenizas alguna evidencia. Hallaron un juego de llaves con las que más tarde abrieron el cuarto que alquilaba el taxista y la cochera donde guardaba su camioneta nueva.

Para ellos no quedaba dudas, se trataba del taxista Gerber Coz, pero era necesario corroborar científicamente mediante una prueba de ADN que se trataba de la misma persona. Tres días después, fue plenamente identificado. Los restos fueron trasladados desde la Morgue Central de Lima hasta Huánuco, donde sus familiares le dieron cristiana sepultura.

La víctima deja cinco niños en la orfandad.

También lee:

source https://trome.pe/actualidad/policiales/san-juan-de-miraflores-lo-dopo-pastillas-trago-puso-inyeccion-caballos-imp-noticia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *