Las especias han sido usadas durante siglos para dar sabor a alimentos que, de lo contrario, no habrían sido apetecibles. Hoy, la mayoría de las especias están al alcance de todo el mundo, pero en la Edad Media sólo la gente rica podía comprarlas. A las caravanas de especias las asediaban tantos peligros, que la búsqueda de una ruta más segura para ese comercio fue uno de los motivos de los grandes viajes de exploración del siglo XV. Entre las especias figuran productos vegetales tales como el clavo de especia, la canela, la alcaravea, la vainilla, el pimentón, la pimienta, la nuez moscada y muchas otras.
Gracias a las especias el hombre hace alimentos con mejor sabor, amén de que proporcionan buena digestión. Por la protección que se quería dar al resguardo de las especias es que se da el viaje y descubrimiento de América en 1492, por la apertura marítima del Oriente vía el Cabo de Buena Esperanza en 1498 y tratando de demostrar que la tierra era redonda, tanto Magallanes como Elcano dieron la vuelta al mundo en el año 1522. Las especias proceden de Asia, su proliferación o conocimiento de éstas fue debido a las diversas caravanas de Asia hacia Europa, arribando al Mediterráneo. Por el estrecho de los Dardanelos y otras por vía marítima es que las caravanas de las especias llegaban a los principales centros de consumo como lo eran Italia, Francia, España, Inglaterra y Alemania.
Entonces podemos decir que las especias primero, llegaron a los países del Mediterráneo, gracias a los mercaderes: genoveses, catalanes, venecianos. Todos ellos tenían que pagar impuesto por atravesar los territorios musulmanes y turcos, esto encarecía el precio de las especias por lo que buscaron rutas alternativas para su transporte. Se le denominó la Ruta de las Especias a esos nuevos horizontes o rutas establecidas con Oriente. En gran medida el descubrimiento de América efectuado por Colón se debió a la búsqueda de nuevas rutas para desplazar las especias. Portugal dominaba la venta de las especias en el siglo XVI por conducto de Enrique el navegante y en España quien comandaba la distribución fue Vasco de Gama. Podemos decir que Portugal era quien dominaba la venta de especias orientales y España con las que traía de América y también de Oriente. A partir del siglo XVIII, los holandeses, ingleses y franceses también se dedicaron a ello monopolizando su venta. Esto abarató tanto el precio de éstas, que el consumo de las especias, pasó a ser del dominio público y ya casi todo el mundo tenía acceso a ellas.
En si las especias suelen tener un sabor picante o perfumado, con un aroma característico, puede ser dulce o amargo, sirven para aderezar los platos y su sabor prevalece sobre su aroma. Las especias favorecen la digestión, realzan el sabor de la comida dándole un sabor diferente a cualquier platillo. No se necesitan grandes cantidades para dar un sabor distinto, una pequeña porción es suficiente para dar un sabor mágico a la comida. En la actualidad, el uso de las especias se ha convertido en algo cotidiano para el gusto de nuestros paladares en todo tipo de comidas.

Comments

0 comments