La Máquina del Cruz Azul no termina de levantar y este fin de semana fue derrotado ante los Gallos de Querétaro.

En la banca del club cementero ya es tanta la frustración que de plano Adrián Aldrete salió llorando del estadio tras la derrota de su equipo. Tras escucharse el silbatazo final, el jugador celeste cayó al césped, desconsolado. Algunos compañeros lo ayudaron a ponerse de pie.

En el trayecto a los vestidores, Aldrete se tapó el rostro para ocultas las lágrimas.

Aldrete tuvo el empate en los últimos instantes del encuentro, pero su remate de cabeza pasó a un costado.

Mientras tanto los aficionados celestes mostraron su inconformidad por la actuación de su equipo y aventaron vasos de cerveza y otros objetos a la banca cruzazulina y asimismo se dejó escuchar el grito de “fuera Caixinha”.

La próxima jornada, Cruz Azul recibe a los Tuzos del Pachuca.

Comments

0 comments