Hace un mes, el restaurante Los danzantes, ubicado en el centro de la ciudad de Oaxaca, informó en sus redes sociales que dejaría de vender Coca-Cola y la sustituiría por Zega-Cola, un refresco que se elabora en la comunidad de Santa Ana Zegache, Ocotitlán de Morelos, Oaxaca.

La Zega-Cola es un refresco sabor a cola que contiene menos azucares que la Coca-Cola y, a diferencia de ésta,  se constituye únicamente por elementos de origen natural: aceite de naranja, aceite de lima, aceite de limón, aceite de nuez moscada, aceite de cilantro, aceite de lavanda, goma arábica y cafeína.

Esta iniciativa ha brindado visibilidad del producto artesanal fabricado y comercializado por Antonio Ambrosio y su esposa Eufemia Cruz Benito, quienes aprendieron a elaborar el refresco de cola gracias a un colectivo europeo que impartió un taller al que asistieron 16 personas. Gracias a tal visibilidad, el consumo de la Zega-Cola, que también se vende en negocios regionales, se elevó desde el comunicado hecho por dicho restaurante.

  

Actualmente,  Coca-Cola Company  tiene un valor estimado de 71.900 millones de dólares y México es el país con mayor proporción de fanáticos a dicho refresco. Un 99% de los hogares mexicanos la toma y se calcula que diario se consumen en nuestro país 21.5 litros de esta bebida per cápita. Cabe recalcar que el consumo de dicha bebida es sumamente dañino para la salud, a causa de las azúcares y químicos que contiene, como: ciclamato sódico, que aumenta la incidencia de cáncer en la vejiga; aspartamo,  el cual, a temperaturas elevadas, se descompone en metanol  y fenilalanina, sustancias peligrosas que pueden destruir el nervio óptico y causar ceguera; y ácido ortofosfórico, elemento muy ácido que debe ser transportado en tuberías resistentes debido a sus efectos corrosivos.

Esperemos que otros restaurantes adopten medidas como la de Los danzantes, con el fin de apoyar a productores locales y a la vez actuar en beneficio del consumidor, en vez de seguir enriqueciendo a los monopolios y enfermando a los individuos.

 

Comments

0 comments